La pastilla mágica para combatir las enfermedades no transmisibles

Por: ENCO. José Antonio Castillo Solís, LN

En la actualidad y a través de los años, el modelo para mejorar la salud se ha basado en un modelo médico donde se prescriben pastillas para “sanar” la enfermedad; es decir, tomamos una pastilla mágica y problema solucionado. El pensamiento ha sido de tal forma, que las personas cuando no ven resultado, asumen que no sirve y la pastilla es el problema, pero ¿Qué estamos omitiendo? ¿Qué no se está considerando para tener el resultado esperado?

 

Para resolver las cuestiones planteadas, primero debemos centrarnos en el problema. Como primer punto, es importante señalar que las enfermedades no transmisibles (ENT) o crónico-degenerativas suelen ser de larga duración, siendo los principales tipos: las enfermedades cardiovasculares (como los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma) y la diabetes. (1) Lo que tienen todas en común es que resultan de la combinación de factores genéticos, fisiológicos, ambientales y conductuales. ¿Y cuál es la causa en común? El estrés oxidativo. El cual, puede influir y ser conducido a través de factores ambientales y a la par, es determinado por nuestras conductas. La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) señala a los problemas conductuales como factores de riesgo para las enfermedades crónico-degenerativas, como por ejemplo: consumo de alcohol, tabaco, la inactividad física, entre otras.(1) Es decir, que todos estos factores conductuales y ambientales en nuestra sociedad elevan las especies reactivas de oxígeno (EROS), alterando las células. Por lo anterior, la nutrición juega un papel fundamental en la prevención y control de esta enfermedad.

 

Las EROS realizar alteraciones metabólicas que comprometen de manera significativa a los tejidos afectando cerebro, hígado, páncreas y músculo a nivel celular afectando la calidad del funcionamiento mitocondrial y retículo endoplasmático que condiciona la vida celular. Por lo tanto, las mismas enfermedades no transmisibles generan mayor estrés oxidativo, generando daño mitocondrial convirtiéndose en un círculo vicioso que solo puede ser frenado por el cambio de ambiente y conductual (modificables) de la persona. Esto no quiere decir que la farmacología no funcione. Los medicamentos actúan a partir de los factores genéticos y fisiológicos, pero no podemos omitir los factores ambientales y conductuales que son los principales de la aparición del estrés oxidativo; y hasta la fecha no existe una pastilla que cambie los factores antes mencionados.

 

Los factores ambientales y conductuales deben ser considerados en el historial clínico, como parte de la etapa de Evaluación dentro del Proceso de Atención Nutricia, para abordarlo a la par de la farmacología y el tratamiento nutricional. Es aquí donde se abordan diferentes aspectos como la educación en salud o la psicología, generando un ambiente que permita sentir confianza para abrirse con el profesional de la salud y no omitir información por miedo a ser “regañado” o “juzgado”. La empatía y las habilidades de comunicación se convierten en una herramienta fundamental en búsqueda de un objetivo: la motivación

 

Entendemos que esto no es tarea fácil, pero tenemos que empezar a desarrollar estrategias de acción para que la persona logre esos cambios, y sólo lo podrá lograr cuando adquiera una consciencia de su propio ambiente y sus conductas; partiendo desde una introspección, él mismo determinará los cambios correspondientes y no de manera impuesta. Se debe conseguir una pastilla mágica de motivación para generar el cambio y se mantenga a través del tiempo, de esta forma combatiremos el estrés oxidativo a través del cambio conductual, teniendo un efecto a nivel metabólico.

 

Como profesional de la Nutrición, debes tener presente que la pastilla mágica de todos es diferente y se debe conseguir con una relación profesional de la salud-paciente adecuada.

 

 

Bibliografía:

  1. OMS. Enfermedades no transmisibles. 2021.[Sede Web] [Acceso 19 de Julio de 2021] Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/noncommunicable diseases#:~:text=Los%20principales%20tipos%20de%20ENT,el%20asma)%20y%20la%20diabetes.
  2. Bayarsaikhan G, Bayarsaikhan D, Lee J, Lee B. Targeting Scavenger Receptors in Inflammatory Disorders and Oxidative Stress. Antioxidants (Basel). .[Sede Web] [Acceso 19 de Julio de 2021] 2022 May 9;11(5):936. doi: 10.3390/antiox11050936. PMID: 35624800; PMCID: PMC9137717.

Una respuesta a «La pastilla mágica para combatir las enfermedades no transmisibles»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.